Beato Guido de Cortona

Guido de Cortona, también llamado Guido Pagnottelli o Gui Vagnottelli (Cortona, 1187 – 1247) fue un presbítero y fraile franciscano italiano. Es venerado como beato por la Iglesia católica.

Guido nació en una familia acomodada y tuvo una juventud agitada, pero a raíz de oír la predicación de un franciscano, cambió de vida. En 1211, hospedó en su casa a Francisco de Asís, a quien confió que quería ser discípulo. Cuando le preguntó qué tenía que hacer, Francisco le dijo que repartiera sus bienes entre los pobres y quedara libre, y Guido lo hizo así. Al día siguiente, recibió el hábito de la Orden de los Frailes Menores y fundó el convento de Santa Maria di Cortona. Fue ordenado sacerdote, recibiendo del mismo Francisco el permiso para predicar. Dedicó su vida a la predicación, la plegaria y la caridad, adquiriendo fama de santidad, especialmente en su ciudad natal.

Veneración
Al morir fue sepultado en Santa Maria di Cortona, en un sepulcro de mármol; la cabeza, sin embargo, estuvo separada y custodiada en el pozo de la iglesia hasta que en 1945 volvió a ser reunido en el cuerpo y puesta en el altar de la catedral de Cortona. Fue beatificado por Gregorio XIII en 1583. Su fiesta litúrgica es el 12 de junio.

Leyendas
Se le atribuyeron milagros, como haber convertido agua en vino, haber multiplicado sacos de harina, curar un paralítico y resucitar a una chica que se había caído a un pozo.

Según otra leyenda, antes de morir, Francisco de Asís, muerto hacía veinte años, se le apareció para anunciarle cuándo moriría.

Fuente: wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *