Cuidar de los demás requiere cuidar de uno mismo

cuidar-de-los-demas-requiere-cuidar-de-uno-mismo

Un experto en protección y salvaguarda de la infancia habla sobre la protección de los niños contra el abuso y la explotación, y da consejos a los cuidadores.

Judi Fairholm es una madre y abuela que vive en Vancouver, Colombia Británica, Canadá. Ha trabajado durante treinta y cinco años en la protección y salvaguarda de los niños. Actualmente Judi es Experta Superior de la Alianza para la Protección de la Infancia en la Acción Humanitaria.

En una entrevista con la Hermana Bernadette Reis, Judi habla sobre cómo el Covid-19 ha afectado a los niños en situaciones de abuso en el hogar, y señala los signos reveladores de que un niño puede estar siendo explotado o abusado sexualmente. También ofrece consejos a los padres para mantener a sus hijos a salvo del abuso o la explotación en línea, así como consejos a los padres para su propio bienestar durante el encierro.

Encerrado y bloqueado
Judi describe la situación de los niños que vivían en situaciones de abuso en el hogar durante el encierro del Covid-19 como «encerrados dentro y encerrados fuera». No sólo tienen que lidiar con la realidad de Covid-19, sino también con el abuso continuo. «Creo que lo que ha pasado es que las escuelas y comunidades de la sociedad han encerrado a los niños», explica Judi. Para los niños con padres, parientes o cuidadores abusadores, esto significa «que han sido encerrados con sus abusadores». Los niños en esta situación son, por lo tanto, más vulnerables. Además, con tanto tiempo en sus manos, «los niños pasan más tiempo en línea y los perpetradores en línea tienen más acceso a ellos».

Signos reveladores de abuso
Judi dice que los niños comunican «lo que les pasa por su comportamiento». Es particularmente necesario ser «vigilante y sensible» en la observación de los cambios de comportamiento, aconseja Judi. Esto significa detectar comportamientos que «no son normales para un niño», o ver «a un niño que se enfada con frecuencia». Judi admite que el estrés en la familia también puede desencadenar la ira en los niños. «Hay muchas razones para que se enojen», dice, «pero siempre es algo que hay que explorar y tratar de entender». Las herramientas que deben utilizar los cuidadores son la vigilancia, la observación y la escucha de los niños. Esto puede ayudar a asegurar que estén seguros dondequiera que estén, dice Judi.

Terceros
Los que no son un miembro de la familia inmediata pueden captar estos signos en los niños con los que entran en contacto. En este caso, Judi aconseja que el «tercero tiene que escuchar realmente esas señales» y «averiguar si hay un patrón». Si parece haber un patrón de comportamiento errático, «deben obtener apoyo para el niño», dice.

¿Quién y cuándo está en línea?
Supervisar el tiempo y el comportamiento de los niños en línea «ha sido realmente difícil para los padres», dice Judi, «porque obviamente las familias están bajo estrés». Las familias están enfrentando mucho más estrés bajo encierro y están navegando por el mismo pequeño espacio por períodos de tiempo más largos. «Y así es fácil, si la red está disponible, y si el niño tiene un dispositivo, decir simplemente, ‘Oh bueno, están tranquilos en la esquina. No tenemos que preocuparnos por ellos.'»

Es responsabilidad del adulto entender «con quiénes están interactuando en línea y cuánto tiempo pasan en línea». También sugiere reglas familiares que regulen «cuando están desconectados y toda la familia está desconectada».

Conversar
La regulación de cuándo los niños están en línea, con quiénes están en línea y qué hacen en línea «realmente cambia según la edad». Judi admite que es más fácil regular a los niños más pequeños. La clave con los adolescentes es el diálogo, dice Judi. Requiere «enseñarles cuándo pueden estar en riesgo y cuáles son las señales de que alguien podría estar acechándolos, podría querer acceder a ellos, pedirles que hagan cosas inapropiadas o hacerlos sentir incómodos». Estos son los «tipos de conversaciones que los padres necesitan tener con sus hijos», dice Judi.

Cuidar de todos
Cuidar de los demás y no causar daño a uno mismo o a los demás comienza con el cuidado de uno mismo, declaró Judi:

«Para cuidar de nuestros hijos y nuestras familias necesitamos cuidarnos a nosotros mismos. Siempre están las grandes instrucciones que vienen cuando estás en los aviones que dicen que primero te pones tu propia máscara de oxígeno antes de ponérsela a tus hijos. Creo que eso se aplica aquí: necesitamos cuidarnos a nosotros mismos. Necesitamos saber cómo ponernos límites a nosotros mismos, cuando necesitamos tomar descansos; cuando descubrimos que nos estamos estresando mucho, cuando sentimos ira, que tenemos sistemas para enfrentarnos a ello, para manejarlo – ya sea sacándonos de situaciones o buscando apoyo y hablando, lo que sea que funcione para nosotros».

Las tres «R»
Los padres deben identificar claramente cuáles son sus expectativas de sus hijos y comunicarlas con claridad. Para lograr este objetivo, Judi recomienda las tres «R»: «Reasegurar (dar seguridad), tener rutinas y regular». La última R no sólo se aplica a la regulación de los niños, dijo Judi. Significa «Regular nuestras propias emociones como adultos y también enseñar a los niños a regular las emociones».

Non scordatevi di fare clic su “MI PIACE” nella nostra pagina Facebook e di seguirci su Facebook per ricevere tutte le notizie, immagini, video e informazioni sempre aggiornate su Papa Francesco.

Fonte: Vatican News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *