Dolor del Papa por las víctimas de las inundaciones en Australia

Dolor del Papa por las víctimas de las inundaciones en Australia
Con un telegrama dirigido al obispo de Townsville, firmado por el Secretario de Estado Pietro Parolin, Francisco expresa su dolor y cercanía en la oración a todos los afectados por la calamidad

Después de haber sabido “de la pérdida de vidas y de la destrucción de bienes causada por las fuertes inundaciones en Townsville” el Santo Padre Francisco ha expresado, a través de un telegrama a firma del cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, “su más sincera solidaridad y oraciones por todos los afectados” por el desastre provocado por las inundaciones en la ciudad australiana.

En la misiva dirigida al Obispo de Townsville, Mons. Timothy Harris, el Papa asegura su oración “especialmente por el descanso de los difuntos, la curación de los heridos, y por el importante trabajo de reconstrucción”. “Sobre todo – afirma el telegrama – el Papa Francisco invoca abundantes bendiciones de consuelo y esperanza”.

Townsville devastada por el aluvión
Después de ocho días de lluvia, la ciudad de Townsville ubicada en el estado de Queensland, en la costa noreste de Australia, ha sido destruida por el aluvión. Como consecuencia, dos personas murieron y 650 fueron desplazadas, obligadas a abandonar sus hogares por temor a terminar como alimento para cocodrilos y serpientes. Cerca de 11.000 hogares han quedado sin electricidad y otros 9.000 residentes necesitan ayuda.

“Una inundación que ocurre cada 100 años”. “Será difícil, será difícil por un tiempo”, comentó el primer ministro Scott Morrison, durante una inspección en Townsville. Expresando su compasión por las personas que perdieron sus hogares, Scott precisó que el “verdadero trabajo que hay que hacer es asegurarse de que puedan reconstruir sus vidas”.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *