Ecuador: llegaron los respiradores donados por el Papa

ecuador-llegaron-los-respiradores-donados-por-el-papa

Las dos máquinas llegaron a principios de semana y fueron entregadas por el Nuncio Apostólico al Ministro de Salud Pública para ser destinadas al hospital «Eugenio Espejo» de Quito. El gesto de Francisco, ha sido percibido como «un bálsamo» por la población, dice a Vatican News el arzobispo Andrés Carrascosa Coso.

Un gesto que intenta abrir los ojos de todos, para estar más atento a las necesidades del otro, «a la mano que pide». Así el Nuncio Apostólico en Quito, Monseñor Andrés Carrascosa Coso, interpreta la decisión del Papa de donar dos respiradores al Ecuador para combatir la pandemia de coronavirus, que en el país sudamericano ya ha registrado más de 53.000 casos y más de 4.300 muertes.

La situación en Quito
Las máquinas llegaron esta semana, para ser destinadas por las autoridades locales al hospital «Eugenio Espejo» de Quito. Las máquinas fueron entregadas personalmente al Ministro de Salud Pública, Juan Carlos Zevallos, por el Arzobispo Carrascosa Coso, quien relató a Vatican News cómo ahora la epidemia de Covid-19 se ha extendido desde su epicentro inicial, en la zona de Guayaquil, capital de la provincia del Guayas en el Océano Pacífico, hasta Quito.

R. – Los dos respiradores llegaron el lunes por la noche. Ya había hablado con el Ministro de Salud Pública, Juan Carlos Zevallos, a quien le había preguntado dónde se necesitaban más las máquinas: me explicó que el punto más difícil en este momento era Quito, señalándome en particular el hospital «Eugenio Espejo» de la capital, que se encuentra en el centro y es un punto de referencia para la población de todo el país. Así que decidimos entregar los dos respiradores allí. Y el miércoles por la mañana lo hicimos, en presencia del Ministro de Salud Pública, el Viceministro de Relaciones Exteriores, Cristian Espinosa, y la directora del propio hospital, Mercedes Almagro. Fue un momento muy especial. Obviamente fue «una gota en el océano», pero las dos máquinas fueron recibidas con gran alegría, porque se comprendió el gesto paternal y la atención del Papa para este país que está sufriendo una situación muy delicada.

¿Qué significado tiene el regalo del Papa a Ecuador en un momento tan difícil para la emergencia del coronavirus?
R. – Para el Ecuador es un bálsamo, un gesto de afecto. El Papa me dijo personalmente que este es un país que ama, un poco también por su historia, cuando era provincial de los jesuitas y acordó con el provincial de Ecuador un intercambio de estudiantes en proceso de formación. Desde entonces ha seguido mucho a este país y a su Iglesia. Pero también podemos leer los gestos del Papa de otra manera más universal: estos gestos del Papa, en muchas situaciones, tratan de abrirnos los ojos a todos nosotros, para que estemos más atentos a las necesidades de los que están cerca de nosotros, a la mano que pide.

¿Cómo se usarán las dos máquinas donadas por el Papa al país que visitó en el 2015?

R. – Se utilizaron inmediatamente, me dijeron, para ampliar las unidades de cuidados intensivos, porque en este momento aquí en Quito no estamos en olapso sino al límite. El ministro usó la expresión: «toda máquina es vida, ¡y no sólo una»! Y esto es cierto, es en este sentido que el gesto de la donación toma toda su importancia. ¡Cada máquina es vida! Incluso el director del hospital me confirmó el uso inmediato de los dos ventiladores, lo cual es extremadamente necesario.

¿Cuál es la situación en Ecuador en este momento desde el punto de vista de la pandemia, incluso pensando en el resto de América del Sur?

R. – En términos absolutos, para Ecuador, que había comenzado con grandes cifras, superiores incluso a las de los países vecinos, la situación ha cambiado. Hay muchos países que han superado a Ecuador en cuanto al número de casos, como el Brasil, del que se habla mucho, pero también en el Perú la situación es dramática y también en Colombia. Pero en Ecuador hay enormes diferencias. En Guayaquil durante más de 30 días no ha habido víctimas de coronavirus: sobre todo si se piensa en lo que la ciudad experimentó, parece un milagro. En Quito la emergencia llegó después: ahora hay un pico, pero el ministro me dijo que el número de muertos no es tan alto como en Guayaquil. En cierto sentido, el hecho de estar encerrado en casa ha hecho que ahora el número de casos esté aumentando, pero en proporciones que no alcanzan las cifras de Guayaquil, donde la pandemia estalló de golpe.

En abril usted había evidenciado a Vatican News la emergencia en particular para aquellas personas que viven al día…

R. – Esta es una de las causas del empeoramiento de la situación en Quito. En algunas de estas grandes ciudades el 40, incluso el 50% de la economía es informal. La gente se quedó en casa durante unas semanas, pero luego empezó a salir porque tenía que encontrar algo de comer para sus hijos. Así que este salir sin las precauciones necesarias – porque si una persona no tiene suficiente para comer, es difícil que compre una máscara para cada miembro de su familia – en mi opinión, esto es también la base del alto número de casos que están teniendo en la capital.

Hablando con la gente, ¿qué miedos tienen?

R. – El mayor temor es que el número de enfermos sea tan alto que los hospitales no puedan manejarlo. La cuestión es comprender, un poco en todos los países, cuán importante es la prevención, es decir, vivir con sabiduría, con responsabilidad, cuidando -como señala el Papa- de los demás, porque la infección de uno puede ser la muerte de la persona mayor que vive en su casa.

¿Las iglesias están abiertas a los fieles en este momento?

R. – En el Ecuador se ha elaborado un protocolo para la reapertura progresiva y se han previsto tres fases. Con el fin de relanzar la economía del país, el gobierno central ha establecido que la decisión sea tomada por cada alcalde, según las condiciones de su propio municipio. Se ha creado una especie de semáforo: si es rojo, se puede abrir la iglesia, pero la gente puede permanecer allí un máximo de 15 minutos para rezar o confesarse; si es amarillo, se pueden hacer pequeñas celebraciones de la Palabra, ayuno, con la distribución de la Comunión; con la luz verde es posible celebrar misas. En este momento casi todo el país está en la zona amarilla, con algunos municipios todavía en rojo y otros ya en verde.

¿Cuál es la visión de la Iglesia de todo el país ahora, también según las recomendaciones del Papa Francisco?

R. – Es de gran atención a la persona, a la realidad de cada situación individual, de cada parroquia, examinando cada caso con los sacerdotes que están en el campo y con los laicos, que tienen una enorme importancia: pienso en los laicos, en los voluntarios que ayudan, por ejemplo, a abrir las iglesias, a ofrecer también todo el equipo y los kits de seguridad contra el coronavirus.

Non scordatevi di fare clic su “MI PIACE” nella nostra pagina Facebook e di seguirci su Facebook per ricevere tutte le notizie, immagini, video e informazioni sempre aggiornate su Papa Francesco.

Fonte: Vatican News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *