El Papa en el Ángelus: “ninguna enfermedad es causa de impureza”

El Papa en el Ángelus: “ninguna enfermedad es causa de impureza” En el Día Mundial del enfermo 2018, el Papa Francisco invita a “contemplar a Jesús como el verdadero médico de los cuerpos y las almas” antes de rezar la oración mariana del Ángelus Mireia Bonilla – Ciudad del Vaticano  En el Día Mundial del Enfermo de este año, que además coincide con la memoria litúrgica de la Santísima Virgen de Lourdes, el Papa Francisco invitó, antes de rezar la oración mariana del Ángelus, a “contemplar a Jesús como el verdadero médico de los cuerpos y las almas”.  LEA TAMBIÉN  Ángelus del 11 de febrero de 2018 11/02/2018 Ángelus del 11 de febrero de 2018 La purificación y audacia de Jesús sana al leproso  Francisco puntualiza que el hecho más inquietante es que “Jesús toca al leproso” algo que estaba absolutamente prohibido por la ley mosaica ya que significaba estar infectado incluso dentro en el espíritu, es decir, “volverse impuro”. Y lo más sorprendente en este caso es que el leproso no transmite el contagio a Jesús, sino que Jesús transmite al leproso la purificación. Una curación en la que admiramos, además de la compasión, “la audacia de Jesús”, que no está preocupado con el contagio, sino que se mueve solo “por la voluntad de liberar a ese hombre de la maldición que lo oprime” señaló el Santo Padre. El pecado nos hace impuros El Papa además afirmó que “ninguna enfermedad es causa de impureza” ni “afecta o impide su relación con Dios”, de hecho, señaló – “una persona enferma puede estar aún más unida a Dios”. Sin embargo, lo que sí que nos convierte en impuros es “el pecado”. Francisco recordó que el egoísmo y el orgullo, incluso entrar en el mundo de la corrupción “son enfermedades del corazón de las que debemos ser limpiados, recurriendo a Jesús como el leproso”. Y para liberarnos, debemos acercamos al sacramento de la Reconciliación “con un corazón arrepentido” y es así que la lepra del pecado “desaparece” y volvemos a vivir con alegría nuestra relación filial con Dios.
En el Día Mundial del enfermo 2018, el Papa Francisco invita a “contemplar a Jesús como el verdadero médico de los cuerpos y las almas” antes de rezar la oración mariana del Ángelus

En el Día Mundial del Enfermo de este año, que además coincide con la memoria litúrgica de la Santísima Virgen de Lourdes, el Papa Francisco invitó, antes de rezar la oración mariana del Ángelus, a “contemplar a Jesús como el verdadero médico de los cuerpos y las almas”.

La purificación y audacia de Jesús sana al leproso

Francisco puntualiza que el hecho más inquietante es que “Jesús toca al leproso” algo que estaba absolutamente prohibido por la ley mosaica ya que significaba estar infectado incluso dentro en el espíritu, es decir, “volverse impuro”. Y lo más sorprendente en este caso es que el leproso no transmite el contagio a Jesús, sino que Jesús transmite al leproso la purificación. Una curación en la que admiramos, además de la compasión, “la audacia de Jesús”, que no está preocupado con el contagio, sino que se mueve solo “por la voluntad de liberar a ese hombre de la maldición que lo oprime” señaló el Santo Padre.

El pecado nos hace impuros
El Papa además afirmó que “ninguna enfermedad es causa de impureza” ni “afecta o impide su relación con Dios”, de hecho, señaló – “una persona enferma puede estar aún más unida a Dios”. Sin embargo, lo que sí que nos convierte en impuros es “el pecado”. Francisco recordó que el egoísmo y el orgullo, incluso entrar en el mundo de la corrupción “son enfermedades del corazón de las que debemos ser limpiados, recurriendo a Jesús como el leproso”. Y para liberarnos, debemos acercamos al sacramento de la Reconciliación “con un corazón arrepentido” y es así que la lepra del pecado “desaparece” y volvemos a vivir con alegría nuestra relación filial con Dios.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *