Emergencia sequía en el sur de Angola

Emergencia sequía en el sur de Angola

No llegó la estación de lluvias que se esperaba en Angola: mujeres y niños se mueren de hambre, los hombres abandonan sus aldeas para llevar sus rebaños al norte. El 90% de las personas desnutridas no llegan al hospital, y sin agua, las infecciones crecen

En el sur de Angola, en las provincias de Cunene, Huila y Namibe, desde hace más de seis meses hay un estado de emergencia debido a la sequía, con graves repercusiones en la salud de la población local, especialmente de los niños. El gobierno angoleño estima que 2,3 millones de personas se enfrentan hoy a la inseguridad alimentaria, de las cuales más de 490.000 son niños menores de cinco años. Según datos de UNICEF, la tasa de desnutrición aguda en Cunene se ha duplicado en los últimos meses: del 3,7% de la temporada de lluvias, al 7% actual, con más de 8.000 niños y niñas gravemente desnutridos, además de los 20.000 de la provincia de Huila.

Se necesita ayuda para combatir la desnutrición
Médicos con África Cuamm lanza el llamamiento: se necesita ayuda para combatir la desnutrición, asegurar agua limpia y otras intervenciones urgentes para mejorar las condiciones del hospital de Chiulo, que está situado en el centro de la zona afectada por la emergencia de la sequía. La provincia de Cunene, donde se encuentra el hospital es una zona semidesértica, donde tradicionalmente se alternan períodos secos con períodos de lluvia, durante los cuales se llenan pozos y tanques de agua. En los últimos años, sin embargo, las lluvias han sido cada vez menos frecuentes y abundantes y este año la temporada de lluvias ha sido prácticamente inexistente, según cuenta el médico Carlo Caresia, jefe de proyecto de la intervención de Cuamm en Chiulo:

«Como se temía, al final de la estación seca, se pueden ver los resultados de la falta de agua. En las aldeas, a menudo lejos del hospital, hay una verdadera emergencia en curso: cosechas de trigo perdido, mujeres y niños gravemente desnutridos, hombres obligados a abandonar las aldeas en busca de agua y forraje para el ganado en el norte. El hospital de Chiulo también ha estado sin agua corriente durante varios meses, con repercusiones muy graves en el nivel de higiene que se puede garantizar y en la calidad de la atención a los pacientes”.

De los niños, muy pocos acuden al hospital para recibir tratamiento: se estima que menos del 10% de los casos esperados llegan a la unidad de desnutrición del hospital de Chiulo. Por esta razón, es necesario aumentar las actividades de investigación y sensibilización en la zona contra la desnutrición, así como garantizar la disponibilidad de kits nutricionales y agua limpia en el hospital.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *