Familias de refugiados rohingya afectadas por las lluvias en Bangladesh

Familias de refugiados rohingya afectadas por las lluvias en Bangladesh
Las condiciones en los campamentos y las comunidades de acogida se están deteriorando rápidamente debido a las violentas condiciones meteorológicas, y es probable que las necesidades humanitarias aumenten en los próximos días debido a las nuevas tormentas previstas, según informa UNICEF.

Miles de niños, niñas y familias que viven en los campamentos de refugiados de Rohingya y en las comunidades de acogida de Cox’s Bazar, en el sudeste de Bangladesh, corren el riesgo de sufrir inundaciones y deslizamientos de tierra debido a las intensas lluvias de los últimos días. La situación es particularmente complicada en los campamentos, donde más de 4.000 familias se han visto afectadas, muchas de las cuales han sido trasladadas a zonas seguras.

Nuevas tormentas previstas
«Las condiciones en los campamentos y las comunidades de acogida se están deteriorando rápidamente debido a las violentas condiciones meteorológicas, y es probable que las necesidades humanitarias aumenten en los próximos días debido a las nuevas tormentas previstas», afirma Alain Balandi Domsam, Representante de UNICEF en Bangladesh. «Junto con nuestros asociados, hemos comenzado a distribuir ayuda básica, como tabletas para la purificación del agua y lonas de plástico, a los niños y las familias».

Según algunos informes, un niño de 7 años se ahogó debido a las fuertes lluvias y dos niños resultaron heridos. La infraestructura vital de la que dependen los niños ha sido dañada o destruida. Hasta la fecha, cinco centros de aprendizaje que reciben apoyo de UNICEF han sufrido graves daños y más de 750 han sufrido daños parciales, lo que ha interrumpido el aprendizaje de más de 60.000 niños y niñas. Al menos 12 centros de protección de la infancia resultaron dañados y un patio de recreo quedó completamente sumergido por las fuertes lluvias.

Niños particularmente vulnerables
Al menos 47 puntos y redes de distribución de agua y más de 600 letrinas resultaron afectados o dañados, lo que aumenta el riesgo de contraer la diarrea por Acquosa Acuta, a la que los niños y niñas son particularmente vulnerables.

«Las lluvias continúan, y con ellas aumenta el riesgo de condiciones insalubres. Las personas afectadas, especialmente los niños, se enferman de enfermedades relacionadas con el agua», dijo Berta Travieso, Jefa Interina de la Oficina de UNICEF en Cox’s Bazar. «Garantizar que los niños, niñas y familias tengan acceso al agua potable y al saneamiento adecuado es absolutamente crucial para protegerlos.

Reparar servicios afectados
UNICEF y sus aliados están reparando todos los servicios afectados, incluidas las instalaciones de agua y saneamiento y los centros de aprendizaje, a fin de reducir al mínimo la interrupción de la educación de los niños y niñas afectados. Los equipos médicos y de nutrición móviles están preparados para movilizarse cuando sea necesario para vigilar el estado de salud de los niños, niñas y madres en los campamentos.
Más de 500.000 niños rohingya necesitan ayuda humanitaria en Cox’s Bazar. UNICEF ha solicitado 152,5 millones de dólares para apoyar la labor de la organización en favor de los niños refugiados y afectados en las comunidades de acogida en 2019. Actualmente, todavía faltan 68,7 millones de dólares.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *