Francisco a los miembros de la Rota Romana: custodien a las parejas cristianas

Francisco a los miembros de la Rota Romana: custodien a las parejas cristianas
Al igual que Aquila y Priscila, la Iglesia necesita hoy en día esposos cristianos que sean testigos coherentes del Evangelio. El Papa recibe a los jueces y abogados del Tribunal Apostólico en la Sala Clementina del Vaticano e invita a los pastores a defender el matrimonio de ideologías y particularismos.

«Evangelizadores casados, en movimiento y a la escucha del Espíritu Santo, maestros de la cercanía y de la gratuidad; testigos casados capaces de ser levadura». Con estas palabras el Papa Francisco inauguró el Año Judicial ante los miembros del Tribunal Apostólico de la Rota Romana, presentando al matrimonio de Aquila y Priscila, citado en los Hechos de los Apóstoles, como un modelo santo de vida matrimonial.

«Esto es lo que necesitarían nuestras parroquias, especialmente en las zonas urbanas donde el párroco y sus colaboradores clericales nunca tendrán tiempo y fuerza para llegar a los fieles que, aunque se declaren cristianos, no practican con frecuencia los sacramentos y descuidan -o casi – el conocimiento de Cristo».

Proximidad y gratuidad
Aquila y Priscila, afirma el Papa, «evangelizaban siendo maestros de la pasión por el Señor y por el Evangelio», una pasión del corazón que no se traduce en palabras vacías sino en gestos concretos de cercanía y cercanía a los hermanos más necesitados, de acogida, de cuidado y de gratuidad, piedras angulares de la Reforma del Proceso Matrimonial querida por el Pontífice. Y es en este punto en el que el Santo Padre interroga a los jueces presentes y les pregunta si al juzgar están cerca del corazón del pueblo, si abren sus corazones a la gratuidad o más bien se dejan llevar por intereses económicos y comerciales: «El juicio de Dios será muy fuerte en esto».

«Sacudirse el sueño»
No dejéis a los novios al margen de la pastoral cristiana, para que no sea una pastoral de élite que se olvida del pueblo, sino que sean pastores que escuchan al rebaño, que están a su lado, que aprenden el lenguaje del pueblo y son capaces de acompañarlo en las noches y en su soledad, sus inquietudes y sus fracasos: Esto es lo que el Papa pide a los pastores, obispos, párrocos y hasta a los jueces que amen, como lo hizo el apóstol Pablo, a los matrimonios misioneros dispuestos a llegar a lugares, plazas, barrios y ciudades donde la luz de Cristo todavía no penetra.

… «Esposos cristianos que tienen la audacia de sacudirse el sueño, como lo hicieron Aquila y Priscila, capaces de ser agentes, no decimos de modo autónomo, pero sí llenos de coraje hasta el punto de despertar a los pastores del sueño y del letargo, tal vez demasiado quietos o bloqueados por la filosofía del pequeño círculo de los perfectos. El Señor ha venido a buscar a los pecadores, no a los perfectos».

Proteger el matrimonio de las ideologías
A los pastores, el Papa encomienda también la tarea de iluminar y guiar a las parejas cristianas santas, de darles visibilidad, de convertirlas en sujetos de una nueva capacidad de vivir el matrimonio y de custodiarlas para que no caigan en el entramado de las ideologías, que socavan la solidez del sacramento.

«Debemos estar atentos para que no caigan en el peligro del particularismo al elegir vivir en grupos selectivos; al contrario, debemos estar abiertos a la universalidad de la salvación. En efecto, si bien se agradece a Dios la presencia de la Iglesia, de los movimientos y asociaciones que no descuidan la formación de los cónyuges cristianos, por otra parte, se debe afirmar con fuerza que la parroquia es, por sí misma, el lugar eclesial de anuncio y de testimonio, porque es en ese contexto territorial donde ya viven los cónyuges cristianos, dignos de ser iluminados, que pueden ser testigos activos de la belleza y del amor conyugal y familiar».

Volver a las raíces
El Santo Padre insiste en que el mundo de hoy tiene necesidad de matrimonios en movimiento, pero idealmente partiendo de las raíces del cristianismo, donde la Iglesia «fue despojada de todo poder humano, fue pobre, humilde, piadosa, oprimida, heroica» y restaurando la primacía del Espíritu Santo, el verdadero autor y motor de la evangelización, que si no es invocado, permanece desconocido y ausente. Por eso, el Papa pide concretamente vivir las propias parroquias como un «territorio jurídico-salvífico», una casa entre casas, una familia de familias, una Iglesia pobre para los pobres, una cadena de esposos entusiastas y enamorados del Resucitado, como Aquila y Priscila, capaces de una nueva revolución de ternura y amor, nunca satisfechos, nunca encerrados en sí mismos.

«Debemos estar convencidos, y quiero decir seguros, de que en la Iglesia tales matrimonios son ya un don de Dios y no por nuestro mérito: por el hecho de que son fruto de la acción del Espíritu, que nunca abandona la Iglesia. El Espíritu espera el ardor de los pastores para que no se apague la luz que estas parejas esparcen en las periferias del mundo».

No resignarse a ser la Iglesia de unos pocos
De Aquila y Priscila – concluye el Pontífice – todavía conmueve el testimonio y ciertamente no el proselitismo, atrae su levadura no aislada que «muere para convertirse en masa», porque la Iglesia no es y no puede ser hecha de unos pocos. Por lo tanto, la llamada final de Francisco mueve precisamente desde aquí:

«Queridos jueces de la Rota Romana, la oscuridad de la fe o el desierto de la fe que vuestras decisiones, desde hace ya veinte años, han denunciado como posible circunstancia causal de la nulidad del consentimiento, me ofrecen, como ya lo hieron con mi predecesor el Papa Benedicto XVI, el motivo de una seria y apremiante invitación a los hijos de la Iglesia en la época que vivimos, para que sientan que todos y cada uno están llamados a entregar al futuro la belleza de la familia cristiana. La Iglesia tiene necesidad de matrimonios como Aquila y Priscila, que hablen y vivan con la autoridad del bautismo, que no consiste en mandar y hacerse oír, sino en ser consecuentes, ser testigos y por ello compañeros de camino del Señor».

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *