Hace quince años en Brasil el asesinato de la hermana Dorothy Stang

hace-quince-anos-en-brasil-el-asesinato-de-la-hermana-dorothy-stangEn el bosque amazónico sigue latiendo el corazón de la hermana Dorothy Stang. Irmã Dorote, como es conocida, por su sacrificio representa uno de los ejemplos más luminosos de la devoción al Evangelio aplicada en el campo, junto a los más humildes, los sin voz. Artículo de L’Osservatore Romano

Se llamaba Dorothy Mae Stang, pero para todos era Irmã Dorote. Donde está enterrada – en el campamento de Boa Esperança, en Anapu (Estado de Pará), junto a la selva amazónica que era toda su vida – hay una simple cruz azul, hecha de madera, en medio de flores. El 12 de febrero de 2005 se produjeron seis disparos contra ella por parte de delincuentes a los que no les gustó su valiente compromiso contra la deforestación, que la había llevado a desafiar a empresarios y propietarios de tierras, recibiendo amenazas de muerte en varias ocasiones. Falleció, a los 73 años, con la Biblia en la mano, su única «arma».

No es casualidad que la presentación de la exhortación apostólica post-sinodal Querida Amazonia coincida con el decimoquinto aniversario de la muerte de esta monja estadounidense, perteneciente a la congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de Namur, misionera en Brasil desde 1966, siempre al lado de los campesinos y trabajadores.

Dorothy Stang, por su sacrificio «testigo de la fe», representa uno de los ejemplos más luminosos de la devoción al Evangelio aplicada en el campo, junto a los más humildes, los sin voz. Y ella representa a todos esos religiosos, sacerdotes, monjas, diáconos, laicos, que cada año pierden sus vidas en el mundo en nombre de la fe. Muchos han caído en defensa de los pueblos indígenas, como Paul McAuley, de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, religioso británico asesinado en la Amazonia peruana, o Dilma Ferreira da Silva, líder del Movimiento de los pueblos dañados por la construcción de represas (también asesinada en el estado brasileño de Pará), como el misionero comboniano italiano Ezechiele Ramin, o Monseñor Alejandro Labaka, asesinado en 1987 en Ecuador junto con la hermana Inés Arang.

La historia de la vida de Dorothy Stang -escribe la hermana Roseanne Murphy en el libro Mártir del Amazonas (Bolonia, Emi, 2009, páginas 159, euro 13)- «seguirá inspirando a innumerables personas a mantener vivos sus ideales no sólo en Brasil, sino en todos los lugares donde haya personas que sienten el peso de la opresión». En Anapu Irmã Dorote fundó el sindicato de agricultores locales, promovió la construcción de veintitrés escuelas en una zona donde la educación estaba ausente, enseñó técnicas de agricultura sostenible, hizo que los nativos comprendieran la importancia de luchar por sus derechos. Demostró a todos «lo que pueden hacer aquellos con fe, coraje y determinación, para cambiar una parte del mundo que necesita desesperadamente justicia». Por eso «su historia está lejos de terminar.

Hoy, como en todos los aniversarios de su muerte, cientos de personas se han reunido alrededor de esa tumba en el bosque. Entre ellos hay representantes de las muchas comunidades de base que surgieron especialmente después del sacrificio de Dorothy Stang, para compartir el Evangelio y vivirlo en el campo, como ella había enseñado. Querida Amazonia es, por lo tanto, también un tributo adecuado a esta pequeña mujer, paladín de la justicia social, y a todos aquellos que dieron sus vidas para defender su fe.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *