Homilía del 3 de Mayo de 2021: Evangelio y Palabra del Día

Homilía del 3 de Mayo de 2021: Evangelio y Palabra del Día

LECTURA DEL DÍA


De la Primera Carta de Pablo a los Corintios 15, 1-8

Hermanos: Les recuerdo el Evangelio que yo les prediqué y que ustedes aceptaron y en el cual están firmes. Este Evangelio los salvará, si lo cumplen tal y como yo lo prediqué. De otro modo, habrán creído en vano.

Les transmití, ante todo, lo que yo mismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, como dicen las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según estaba escrito; que se le apareció a Pedro y luego a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos reunidos, la mayoría de los cuales vive aún y otros ya murieron. Más tarde se le apareció a Santiago y luego a todos los apóstoles. Finalmente, se me apareció también a mí.


EVANGELIO DEL DÍA


Evangelio según Juan 14, 6-14

En aquel tiempo, Jesús dijo a Tomás: “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre si no es por mí. Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”.

Le dijo Felipe: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. Jesús le replicó: “Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Entonces por qué dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras.

Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aún mayores, porque yo me voy al Padre; y cualquier cosa que pidan en mi nombre, yo la haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Yo haré cualquier cosa que me pidan en mi nombre’’.


HOMILÍA DEL PAPA FRANCISCO


“Jesús -por decirlo en manera algo atrevida- nos desafía a la oración y dice así: ‘Todo lo que pidáis en mi nombre lo haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo’. Si pides algo en mi nombre, lo haré… ¡Pero esto es fuerte! Tengamos la valentía de ir a Jesús y rogarle así: ‘Como tú has prometido esto, ¡hazlo! Haz que aumente nuestra fe, haz que progrese la evangelización, haz que se resuelva este problema que tengo…’. ¿Tenemos este valor en la oración? ¿O rezamos un poco así, como podemos, dedicando sólo un mínimo residuo de tiempo a la oración? […] La Iglesia debe ser valiente. Todos debemos ser atrevidos en la oración, desafiando a Jesús: “Tú has prometido esto, ahora te ruego, hazme el favor…”. Pero con perseverancia”..

(Santa Marta 3 de mayo de 2013)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *