Iglesia que da la vida por la Amazonía: una mirada especial al martirio

Iglesia que da la vida por la Amazonía: una mirada especial al martirio

En el marco del Sínodo que se celebra en Roma del 6 al 27 de octubre, Vatican News visitó la exposición «Iglesia que da la vida por la Amazonía», en la que se pueden apreciar algunos dibujos del padre Ezequiel Ramin, misionero comboniano italiano, mártir, asesinado por odio a la fe en Brasil, en 1985 cuando tenía tan solo 32 años.

Mucho se habla en este Sínodo sobre cómo el martirio de tantos religiosos, misioneros y laicos, ha dado frutos en las tierras de la Amazonía: una región inmensa fecundada por el sacrificio de tantas vidas arrebatadas por odio a la fe.

A lo largo de décadas, muchos cristianos valientes han aceptado con coraje la misión del anuncio del Evangelio sin renegar de su amor por Cristo.

El martirio del padre Ezequiel Ramin
Un ejemplo de ello es el martirio del padre Ezequiel Ramin, «Lele para los amigos», asesinado en Rondônia, Brasil en 1985 cuando tenía tan solo 32 años a instancias de los propietarios locales de las tierras, debido a que el misionero comboniano defendía los derechos de los campesinos de la Amazonía brasileña, cada vez más explotados, mientras que sus jefes latifundistas se enriquecían a costa de esta deplorable situación de injusticia social.

El joven sacerdote se posicionó valientemente en defensa de los indígenas y de los agricultores pobres, en la lucha por el derecho a la tierra y a la vida digna.

Hizo causa común con los más indefensos de la Amazonía. Comprendió que ser misionero era servir a los que más sufrían: “Mi trabajo aquí es de anuncio y denuncia. No podría ser diferente considerando la situación del pueblo. Necesitamos apoyar decididamente los movimientos populares y las asociaciones sindicales. La fe necesita caminar junto con la vida…», decía.

Luchando por los derechos de «los últimos»
No tardaron en llegarle amenazas de muerte. Había quien se sentía incómodo por su solidaridad con las familias pobres sin tierra. Para algunos, su amistad y apoyo a los indígenas Suruí se había convertido en una amenaza.

Se trata, por tanto, del «testimonio vivo» de un hombre que no fue indiferente ante el grito desesperado de los más olvidados de la sociedad y de su loable opción por «los últimos».

Su fe y su martirio han dejado un gran legado para la Iglesia universal llegando a inspirar a muchos otros que han seguido sus pasos.

La pasión del misionero por el arte del dibujo
El padre Lele tenía varias aficiones como el deporte, la montaña, el fútbol, la poesía y también el arte del dibujo, siendo la técnica del carboncillo su especialidad.

Es por ello que en el marco de este Sínodo que se lleva a cabo en Roma del 6 al 27 de octubre, se ha organizado en el Centro Internacional Juvenil San Lorenzo una exposición con algunas de las obras más representativas del padre Ramin que lleva como título «Iglesia que da la vida por la Amazonía».

A través de la composición y las hermosas formas trazadas con el carboncillo de ramas carbonizadas, el misionero plasmó en sus diseños aspectos cotidianos y a la vez «extraordinarios» de las tradiciones de las comunidades indígenas con las que vivía: rostros, miradas, costrumbres y paisajes que vencieron al tiempo por medio del arte y del talento del joven mártir.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *