India. Padre Biju: destrucción de colegio para impedir educación de pobres

India. Padre Biju: destrucción de colegio para impedir educación de pobres
Mientras se siguen contando los enormes daños al colegio de los jesuitas en el estado de Jharkhand, asaltado por extremistas hindúes, todavía sigue encarcelado un catequista acusado de conversión forzada.

La tensión sigue siendo alta en el estado indio de Jharkhand, tras el reciente ataque a una universidad jesuita por parte de 500 extremistas hindúes, que causó daños masivos a la estructura y dos heridas graves. La violencia comenzó a castigar a un alumno que se había atrevido a responder a un insulto de otro alumno.

Un sacerdote liberado
Según la agencia AsiaNews, un tribunal de Jharkhand ha concedido hoy la libertad bajo fianza al padre Binoy John, sacerdote católico detenido hace casi dos semanas acusado de conversión forzosa y ocupación ilegal de tierras. Los jueces aceptaron la solicitud de los abogados por razones médicas. Munna Hasda, la catequista detenida junto con el sacerdote por el mismo delito el 6 de septiembre, sigue en prisión. Los dos católicos, junto con un segundo sacerdote liberado inmediatamente después de la detención, fueron acusados de haber llevado a cabo conversiones forzadas al cristianismo en la misión de Rajdaha, en el distrito de Godda (diócesis de Bhagalpur).

Normas más estrictas para las ONG
Y precisamente en estos días – informa AsiaNews – el Ministro del Interior de la Unión India ha decidido endurecer las normas de funcionamiento de las ONG que reciben financiación del extranjero, estableciendo que todos los miembros deben firmar una declaración de «no participación en actividades de conversión religiosa o para fomentar la discordia sectaria». Muchos activistas argumentan que la meta es afectar las actividades de los cristianos a favor de los pobres y marginados.

Miedo a nuevas limitaciones
«Las nuevas modificaciones reavivarán los temores de la investigación selectiva de las ONG. Entre las razones admitidas, están todas las organizaciones cuyo objetivo puede ser interpretado en el sentido más amplio de la discordia sectaria, o con acusaciones de conversión o como una simple violación». Sajan K George, Presidente del Consejo Global de Cristianos Indios, dijo.

Manifestación de solidaridad
Mientras tanto, ayer al menos 3.000 personas protestaron contra el asalto al colegio de los jesuitas. Una iniciativa liderada por la población tribal que se beneficia del servicio educativo del colegio, también dirigida a los hijos de las familias más pobres y marginadas.

Padre Biju: lo destruyeron todo
Noticias del Vaticano entrevistó al Padre Biju Sebastian, un sacerdote jesuita indio de la provincia de Dumka Raiganj en el Estado de Jharkhand, sobre las razones de la violencia en el Colegio Interno de San Juan Berchmans:

R. – Esta vez, esta violencia que han cometido no está realmente dirigida al personal de la escuela o a los estudiantes, sino más bien al daño hecho a la escuela, a la estructura. Destruyeron todo lo que podían destruir: las ventanas, las sillas, el sistema eléctrico… todo, lo destruyeron todo. Y después de terminar allí, se volvieron hacia el albergue y allí hicieron lo mismo y también destruyeron los vehículos y robaron laptops, laptops, teléfonos móviles, el dinero que encontraron en la oficina – porque entraron repentinamente e incluso allí lo destruyeron todo, incluso allí. Así que esta vez fueron más violentos y planearon la acción, lo que significa que vinieron con las herramientas para destruir. Gracias a Dios que no mataron a nadie.

El colegio presentó una queja contra 26 estudiantes; de nuevo parece que son extremistas hindúes. ¿Por qué existe esta violencia por parte de estos grupos?

R. – Si también han presentado una queja contra estos estudiantes, no sabemos realmente cuántos están involucrados, porque casi 500 personas han entrado en el campus, nuestra escuela; y por lo tanto, quién ha hecho qué, es muy difícil saberlo. Sin embargo, algunas personas grabaron los eventos en sus teléfonos móviles. Lo importante es que no sólo participaron los estudiantes: en esa multitud, la mitad eran otros, los llamados extremistas hindúes que actuaron de esta manera por diversas razones. Incluso para los sentimientos religiosos, pero más que los sentimientos religiosos, hay razones sociales, porque los que estudian en esta escuela, que viven en este «albergue» – que estaría reservado sólo para la población indígena, los niños de la tribu. En el colegio hay 400 estudiantes, y por lo tanto cada año hay unos cincuenta niños que terminan sus estudios y dejan la escuela secundaria y están en condiciones de conseguir un trabajo. Esto es lo que molesta a los demás, porque tal vez sus hijos no tienen esta oportunidad. En cambio, los niños «pobres» de los pueblos indígenas tienen la oportunidad de crecer y también de encontrar un trabajo. Esto molesta a ese grupo de gente violenta.

¿Esta violencia pone en peligro la libertad religiosa?

R. – Por supuesto, porque no se trata de un hecho aislado. Hay otras situaciones que dificultan la misión, también en mi propia provincia de Dumka Raiganj y también en otras provincias y en otras diócesis, donde dos sacerdotes y un catequista laico sin libertad provisional han sido denunciados, porque las acusaciones dicen que habrían provocado conversiones forzadas al cristianismo. Pero eso no es verdad. Pero así tratan de asustar a los sacerdotes misioneros para que pongan fin a nuestras misiones, porque no seguimos haciendo nuestro trabajo en favor de los pobres, no quieren que trabajemos para elevar el nivel de los pobres. Esto también nos pasa a nosotros, en nuestra diócesis, en otra provincia donde un sacerdote ha sido acusado de abusar de un menor, pero tampoco es cierto; hay un compañero mío de la provincia de Ranji que lleva un año en prisión, sin libertad provisional: se le acusa de varios cargos y, por lo tanto, sigue en prisión. Tampoco hay libertad religiosa: nuestro concepto nos da la libertad de hablar y predicar nuestra fe a los demás. Pero ahora todo es limitado: no hay libertad religiosa.

¿Puede el diálogo interreligioso contribuir a la coexistencia pacífica, o es una cuestión más bien política?

R. – El verdadero problema no es un problema de naturaleza religiosa, es decir, que las religiones luchen entre sí, porque en realidad existe una buena colaboración entre religiones: hindúes, cristianos y musulmanes. El problema surge cuando la división entre religiones es provocada por las autoridades políticas, por el poder político. De hecho, la razón de los políticos no es la religión, porque muchos de ellos no van a la iglesia, ya que no van al templo y no van a la mezquita. El problema es que quieren dividir a la gente basándose en la religión, jugando con sus intereses religiosos, para beneficiarse a sí mismos.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *