Jurkovič: luchar contra la xenofobia y proteger a los vulnerables

Jurkovič: luchar contra la xenofobia y proteger a los vulnerables

Proteger a los migrantes más vulnerables, luchar contra la xenofobia y valorizar el papel de la mujer en respuesta a la pandemia de Covid-19: así lo pidió el Arzobispo Ivan Jurkovič, Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas en Ginebra, al intervenir en el Coloquio Internacional sobre Migración organizado por la OIM

En el tiempo de la pandemia de COVID-19, han aumentado los “deplorables episodios de discriminación, racismo y xenofobia contra los refugiados y los migrantes”. Es la denuncia presentada por el Arzobispo Jurkovič, Observador Permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas en Ginebra durante el Coloquio Internacional sobre Migración.

La crisis de COVID-19
Este evento, organizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se encuentra ya en su 20ª edición y el tema de este año es: “La crisis de COVID-19: repensar el papel de los migrantes y la movilidad humana en el logro de los objetivos de desarrollo sostenible”. Por consiguiente, en el contexto de la emergencia sanitaria por coronavirus, el Observador Permanente de la Santa Sede recordó las crecientes dificultades a las que se enfrentan los migrantes, también a causa del acceso insuficiente a la asistencia médica y el “resentimiento” que muchas naciones receptoras sienten hacia ellos, a pesar de que “su trabajo tiene una gran demanda en los mercados de los países desarrollados”.

“Esto es una contradicción evidente, un doble standard que deriva del predominio de los intereses económicos sobre la persona humana, tanto que durante el cierre causado por COVID-19, muchos trabajadores esenciales eran inmigrantes”

Dignidad de los migrantes
Y como escribe el Papa Francisco en su Encíclica “Fratelli tutti” – recordó el Prelado – “los migrantes poseen la misma dignidad intrínseca que toda persona y pueden ser un regalo”; por ello, es necesario cambiar la percepción que se tiene de ellos, reconociéndolos como “una oportunidad de enriquecimiento y desarrollo humano integral para todos”.

Debate sobre la migración
Al mismo tiempo, el Observador Permanente reiteró que “el debate sobre la migración no es sólo sobre los migrantes, sino sobre todos nosotros”: en el contexto de la “globalización de la indiferencia”, de hecho, debemos “trabajar juntos para garantizar que nadie quede excluido, incluidos los pobres y los más vulnerables, a menudo emblemas de exclusión y discriminación”.

“No puede haber una política de migración sostenible sin una estrategia de integración global, para mejorar la cohesión social y la resistencia de las comunidades”

Respuesta más humana a la migración
La misma preocupación que expresó ayer Monseñor Jurkovič en relación con los migrantes más vulnerables: “El COVID-19 – dijo – ha hecho más visibles las desigualdades y divisiones entre los Estados y dentro de ellos, así como la tendencia a encerrarse en sí mismos o a promover ideologías nacionalistas y egoístas como soluciones”. Sin embargo, “la crisis actual demuestra que nadie está seguro hasta que todos lo estén” y, por lo tanto:

“Es de suma importancia asegurar una respuesta más humana a la migración, de modo que los migrantes se integren plenamente no sólo en las respuestas a la emergencia sanitaria, sino también en las posteriores actividades de reconstrucción de la comunidad”

Protección de los niños migrantes
El Prelado también hizo un llamamiento a no “medir el impacto de la crisis de COVID-19 sólo en términos de salud física o puramente económicos”, porque esto sería “un enfoque miope”. De hecho, hay muchas otras consecuencias a largo plazo en “la salud mental, la falta de trabajo y el acceso a la educación”.

En particular, Monseñor Jurkovič destacó “la vulnerabilidad de los niños migrantes, especialmente los que no están acompañados por sus padres o tutores, porque suelen ser invisibles, no tienen voz y corren el riesgo de ser víctimas de flagelos perversos como la trata, la explotación y el abuso de niños”.

“No importa dónde estén o de dónde vengan, todos los niños tienen necesidades y derechos individuales, incluso cuando cruzan las fronteras. Por esta razón, entre las prioridades de la política debe estar la de dar respuestas a sus intereses”

Papel de la mujer en tiempos de pandemia
Por último, en su tercer discurso, el Representante del Vaticano destacó cómo el actual contexto pandémico ha “agravado aún más los desafíos y riesgos a los que se enfrentan las mujeres y las niñas”, obstaculizando “el ejercicio de su función única e irremplazable” en la familia, la comunidad y la sociedad.

Sin embargo, dijo el Arzobispo, “incluso en estos tiempos difíciles”, las mujeres han demostrado “una extraordinaria capacidad de resistencia”, especialmente para “promover el bienestar social” y tomar la “primera línea” para enfrentar a COVID-19. Entre ellos, recordó el prelado, destacan “muchos religiosos dedicados a actividades humanitarias” que “dedican su tiempo y su servicio a los más vulnerables, tratando a los enfermos a menudo en lugares a los que el Estado no puede llegar y donde no hay otras alternativas”. Su contribución, señaló el Observador Permanente, “es inestimable”.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *