Rumania: visita del Papa a la Catedral de Iaşi

Rumania: visita del Papa a la Catedral de Iaşi

En su segunda jornada en Rumania el Papa Francisco – después de haber celebrado por la mañana la Santa Misa en el Santuario mariano de Sumuleu Ciuc – visitó, a primeras horas de la tarde, en forma privada, la Catedral Santa María Reina en Iaşi, donde rezó en silencio y posteriormente bendijo a los presentes que lo acompañaron en este acto de devoción

Iaşi, con casi trescientos veinte mil habitantes, es el centro político, económico y cultural más importante de la provincia de Moldavia y una de las ciudades más antiguas de Rumania. Situada en el noreste del país, a orillas del río Bahlui, durante muchos siglos ha sido atravesada por las rutas comerciales más importantes que conectan Polonia, Hungría, Rusia y Constantinopla.

Iaşi: la nueva capital de la juventud rumana hasta el 2020
Además, desde el lejano 1408 es el principal centro de la cultura moldava. Aquí se publicó el primer periódico y se fundó la primera Universidad rumana. Y hoy en día Iaşi es sede de cinco universidades. En 1565, la ciudad se convirtió en la capital de Moldavia y por un corto período – de 1859 a 1862 – la capital de Rumania. En los últimos 500 años, la historia, la cultura y la vida religiosa han dado forma al carácter de este centro, que cuenta con un gran número de iglesias ortodoxas, unas cien, la mayoría de las cuales se encuentran en el llamado “Platoul de Aur”, la Meseta de Oro, el centro histórico. La más antigua, la iglesia principesca de San Nicolás, data del reinado de Esteban el Grande (1457-1504).

La Catedral Metropolitana de Santa Paraschiva, patrona de Moldavia, del siglo XVII, y la Iglesia de los Tres Jerarcas (Basilio el Grande, Juan Crisóstomo y Gregorio de Nacianceno), el último ejemplo de arte bizantino, construida en 1635-1639 por Vasile Lupu, destacan por su belleza. La iglesia más antigua de la ciudad, Biserica Sfantul Nicolae Domnesc, data de 1492. Lugares de interés son también la antigua catedral católica (de 1789); la Gran Sinagoga, el lugar de culto judío más antiguo de Rumania y el segundo más antiguo de Europa; el Palacio de la Cultura en la Plaza Unirii, construido en estilo neogótico; el Monasterio Ortodoxo Goliat (de 1660) con sus murallas y torres y el antiguo Palacio de la Universidad.

Del 2 de mayo de 2019 al 1° de mayo de 2020 Iaşi fue elegida como la nueva capital de la juventud rumana con el compromiso de formar a los jóvenes, a las organizaciones juveniles y a toda la comunidad, para mejorar su impacto en la comunidad, en un amplio proceso de desarrollo urbano. La Sede Episcopal comenzó en 1818 como Vicariato Apostólico en continuidad con la Sede de Milcov (1227), Siret (1371), Baia (1413) y Bacău (1607).

La Diócesis de Iaşi
Iaşi es Diócesis desde el 27 de junio de 1884 sufragánea de Bucarest, Cuenta con casi cuatro millones cuatrocientos sesenta mil habitantes de los cuales casi doscientos dieciséis mil son católicos. En ella hay ciento cincuenta y seis parroquias, además de seminarios, e Institutos religiosos masculinos y femeninos; Institutos Educativos católicos y de beneficencia.

La Catedral Santa María Virgen Reina de Iaşi
La Catedral Santa María Virgen Reina forma parte del complejo episcopal católico de Iaşi, junto con la Catedral Vieja, o Iglesia de Santa María de la Asunción, el Palacio Episcopal y la Plaza de la Catedral. Erigida en las inmediaciones de la antigua catedral, construida entre los años 1782 y 1789, la nueva catedral está dedicada a la «Santísima Virgen María, Reina» razón por la cual asume los rasgos arquitectónicos de una corona. Fue consagrada en el año 2005, después de doce de trabajo.

De estilo moderno, con preciosos mosaicos sobre los evangelistas y vitrales sobre los sacramentos y misterios del rosario, este edificio tiene un diámetro externo de treinta y ocho metros y una altura de veintiséis. En su interior domina el gran mosaico que representa la asunción al cielo de la Virgen María. En el balcón, un mosaico reproduce la historia de la salvación con la pasión de Cristo. En la parte subterránea de la catedral se encuentra el memorial dedicado al Beato Antón Durcovici, Obispo de Iaşi y mártir en 1951. Allí se custodia el quirógrafo de su testamento y una urna que contiene la tierra simple de la fosa común en la que su cuerpo fue arrojado en el cementerio de los pobres de Sighetu Marmației

A su llegada a la Catedral el Papa Francisco fue recibido por el Obispo auxiliar quien le entregó el crucifijo. Después de la segunda puerta, el Párroco de la Catedral, junto con una familia, le entregó el agua bendita para la aspersión. El Santo Padre atravesó la nave central hasta el altar, donde un joven diácono y un sacerdote anciano le dieron una vela que el Pontífice colocó delante de las reliquias del beato mártir Antón Durcovici.

Agradecimiento del Papa
Dirigiendo unas palabras espontáneas el Santo Padre al bendecir a todos les manifestó su gratitud por estar allí. “Gracias por venir – les dijo – gracias por estar con sus enfermos y gracias a ustedes que llevan adelante la enfermedad ofreciéndosela al Señor. Ahora oremos juntos a la Virgen antes de la bendición”.

Y tras rezar el Ave María y después de bendecirlos les pidió, por favor, que no se olviden de rezar por él.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *