Ser religiosas y misioneras en tiempo de Covid-19

ser-religiosas-y-misioneras-en-tiempo-de-covid-19

“Women Religious on the Frontlines”, el papel de las mujeres religiosas en primera línea, en la ayuda a los más débiles. Fue el tema en un simposio en línea organizado por las embajadas de Gran Bretaña y de los Estados Unidos ante la Santa Sede, en colaboración con la UISG, Unión Internacional de Superioras Generales. El testimonio desde Israel.

Dar a conocer el esfuerzo humanitario de las religiosas misioneras en los lugares más distantes, junto a las personas más vulnerables, en esta época marcada por la pandemia del coronavirus: fue el significado de la reunión en línea de esta mañana, centrada en los informes de tres invitados especiales. Entre ellos la hermana Stan Terese Mario Mumuni, fundadora en Ghana del Hogar Nazaret para los Niños de Dios, un orfanato para acoger y salvar a los niños con malformaciones congénitas que a menudo son asesinados en el país africano, incluso acusándolos de brujería. «Cuando me di cuenta de lo que estos niños arriesgaban, es decir, su vida, porque nacieron con deformidades físicas, decidí salvarlos, darles la dignidad, la posibilidad de vivir y el respeto», relata la religiosa. Durante la pandemia ha sido realmente difícil para todos nosotros, el pueblo vive en condiciones de grave pobreza, muriendo de hambre, sin agua, teníamos poder alimentar a nuestros niños y al mismo tiempo quedarnos en casa para evitar el contagio, a pesar de que constantemente se nos llamaba a correr en ayuda de los niños acusados de brujería. Nuestra misión es y sigue siendo la de salvar vidas y proclamar la palabra del Señor.

La hermana Imelda, una vida luchando contra la trata de personas
La intervención de la hermana Imelda Poole, que participa en Albania en la misión contra la trata de personas y fundadora de una ONG, Mary Ward Loreto, dedicada al rescate y la recuperación de víctimas de explotación sexual, y presidenta de Renate, una red europea de religiosos concentrados en la lucha contra la trata y la explotación de seres humanos, centrada en la trata y la explotación de seres humanos. «La pobreza y el hambre en Albania facilitan la explotación», fue su historia. En Albania se trata de crear redes para ayudar a los vulnerables que están a merced de los traficantes». La clausura impuesta por el Covid – es el aspecto dramático destacado por la Hermana Imelda – ha visto una explosión de la presencia de niños en línea, con los consiguientes riesgos de embaucar a niños en la red. La petición de la religiosa, dirigida directamente a los gobiernos, es apoyar la lucha contra el tráfico siguiendo, por ejemplo, el flujo de dinero vinculado a este repugnante comercio.

De Jerusalén a Bérgamo junto a las Hermanas enfermas de Covid-19
El tercer y último testimonio fue el de la Hermana Alicia Vacas, Provincial para Oriente Medio de las Misioneros Combonianas y responsable de la comunidad de Betania, cerca de Jerusalén, que durante la crisis de Covid-19 vino a Italia como enfermera, junto a sus hermanas enfermas. De las 55 hermanas de su comunidad en Bérgamo, 10 fallecieron. El relato de la religiosa a Vatican News:

R. – Durante el periodo de emergencia Covid me encontraba en Jerusalén, cuando se cerraron las fronteras. Justo en esos días llegaron noticias de nuestra comunidad en Bérgamo, una comunidad de hermanas ancianas y enfermas (Casa Madre Carla Sorelle ancianas) que regresan de diferentes áreas, de diferentes países de misión, y que habían sido afectadas por el virus. La comunidad se había infectado y sabíamos que las hermanas morían una tras otra y que muchas de ellas estaban enfermas; en ese momento de crisis nos ofrecimos como voluntarias para ir a ayudar a las hermanas mayores. Esta fue mi experiencia de Covid desde el interior de una comunidad donde la mayoría de las hermanas, digamos 45-50 de 60, estaban enfermas.

Hermana Alicia, el mundo estuvo con la mirada fija en Bérgamo. ¿Qué ha significado para usted vivir la experiencia de Covid-19 de esta manera?

R. – Creo que fue una experiencia compleja, con muchos aspectos. Por un lado, una dimensión muy fuerte de dolor, de sufrimiento, al compartir la tragedia que estaba ocurriendo en Bérgamo, creo que también fue un sentirse parte de lo que Bérgamo, Italia y toda la humanidad, estaban viviendo en ese momento. A nivel personal fue una experiencia muy fuerte y desgarradora. Como misionera comboniana también creo que fue un don y un privilegio hacer causa común, que es nuestra forma de ser, y creo que fue la forma más hermosa de vivir esta experiencia. Luego, a nivel de la familia comboniana, para nosotros como Congregación, también pienso que fue un regalo y un privilegio inclinarnos sobre nuestras hermanas mayores y poder devolverles un gesto de afecto y cuidado, incluso en nombre de tantas otras hermanas que no pudieron ir. Sentimos una profunda gratitud y un profundo afecto por estas hermanas fundadoras de las misiones, que han sido protagonistas de bellas páginas de la vida misionera, por lo que esta oportunidad de estar cerca de ellas, de estar ahí para ellas, fue ciertamente un don.

El evento de hoy ha puesto de relieve la actividad, el impacto de las religiosas que se dedican a los lugares de frontera, su frontera es la de Oriente Medio …

R. – El Oriente Medio es un mundo complejo ya de por sí, ahora, en este momento de pandemia, se exasperan todas las dinámicas sociales y políticas que se viven allí. En el tiempo que llevo aquí en Jerusalén, y también para las hermanas que se han quedado en la Región, ha sido evidente el impacto de esta realidad, especialmente del aislamiento y de los cierres, en la población, sobre todo en los más pobres, en los que tienen los trabajos más vulnerables, en los que dependen de los puestos de control para llegar a Israel para trabajar, en los beduinos que han permanecido aislados en el desierto sin ayuda y sin contacto, en definitiva, en las personas con las que vivimos en contacto diario. En medio de esta pandemia, de toda esta tragedia, hay también una situación política conocida, conocida por todos, una evolución muy preocupante de la situación en la región, que estamos siguiendo muy de cerca con gran preocupación.

Usted es una misionera comboniana y los misioneros están en todos los lugares del mundo, llegan a todas las periferias, sobre todo se enfrentan a cualquier dificultad que la humanidad puede encontrar. ¿Qué significa el aporte de las mujeres religiosas al mundo actual, con sus dificultades?

R. – Significa estar presente en los lugares más aislados, más abandonados, más problemáticos para otras organizaciones. También significa el hecho de permanecer allí, de estar allí para las personas y con las personas, incluso cuando otras organizaciones tienen que irse. También significa una dimensión de cercanía, estar cerca de situaciones difíciles y dolorosas. Creo que las religiosas también han desarrollado una creatividad muy especial para afrontar las situaciones de dificultad y sufrimiento, a veces tragedias, que viven las personas a las que acompañamos. Y las redes como Talitha Kum, por ejemplo, la red de mujeres religiosas contra la trata de personas, son respuestas muy vivas y muy significativas, creativas y hermosas a situaciones que son muy difíciles y que las mujeres religiosas viven en primera línea.

Non scordatevi di fare clic su “MI PIACE” nella nostra pagina Facebook e di seguirci su Facebook per ricevere tutte le notizie, immagini, video e informazioni sempre aggiornate su Papa Francesco.

Fonte: Vatican News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *