Solidaridad: Caritas Venezuela y la Misión de los Ángeles del Tukuko

Solidaridad: Caritas Venezuela y la Misión de los Ángeles del Tukuko

Teniendo en cuenta la grave situación económica, política y social que atraviesa el pueblo venezolano, compartimos la realidad que vive la misión de los Ángeles del Tukuko ayudada por Caritas Nacional y la Organización Panamericana de la Salud.

Tukuko, es una comunidad indígena que creció a orillas del río que lleva el mismo nombre. Pertenece al Estado de Zulia en Venezuela.

Los Ángeles del Tukuko y los más olvidados
La Misión conocida como Los Ángeles del Tukuko, se estableció allí el 2 de octubre de 1945 fundada por dos misioneros capuchinos europeos que iniciaron un proceso de evangelización con los yukpas y los barí, grupos indígenas del lugar.

Tal como afirman las reseñas históricas de la época, eligieron esa zona porque era el paso común de los que se movían de una comunidad a otra y así, les proporcionaban techo y alimentos. Una labor constante que llevó a los misioneros a comprometerse con sus vidas, abriendo nuevos caminos al diálogo, aprendiendo al mismo tiempo las costumbres y tradiciones locales.

Recién en el año 1951 empezaron a construirse los edificios de la misión y luego, con la llegada de las hermanas de la Caridad de Santa Ana, comenzó una gran labor educativa que se mantiene hasta hoy en día.

La lucha contra la desnutrición
Teniendo en cuenta la grave situación económica, política y social que atraviesa el pueblo venezolano, también Caritas Nacional trabaja sin descanso para proteger y garantizar la supervivencia de los más pobres de la sociedad.

En esta ocasión, compartimos el testimonio de Fray Nelson Sandoval, misionero capuchino de Los Ángeles del Tukuko y de Ingrid Graterol, Directora de Cáritas de Machiques, municipio del Estado de Zulia. Ambos hablan sobre la verdadera realidad que viven estas zonas tan pobres: falta de recursos, enfermedades, la lucha contra la desnutrición y el trabajo coordinado con otras 17 diócesis para mejorar el acceso de la gente a la salud, el agua potable, sin olvidar el saneamiento en los lugares más recónditos y abandonados.

El problema del agua
A nivel de infraestructura material el problema principal de la misión Los Ángeles del Tukuko es la falta de agua.

La escuela tiene unos 800 alumnos, que almuerzan casi todos los días en estas instalaciones. A esto se suman los pequeños residentes de la casa hogar: 55 niñas y 73 niños que desayunan, almuerzan y cenan diariamente, que necesitan agua no solo para beber sino para las actividades sanitarias y de aseo personal.

En este sentido el fray Nelson Sandoval, señala que en la comunidad de Tukuko viven aproximadamente unas 3.500 personas fijas, pero que además tienen una «población flotante» proveniente de varias zonas de alrededor que confluyen en este punto geográfico para buscar ayuda, alimentos y recibir atención médica en el ambulatorio.

El trabajo fundamental de los voluntarios
Asimismo, el misionero capuchino habla sobre el brote de paludismo que padecieron en julio de 2018, el cual se cobró la vida de al menos 20 personas sin contar las de otras comunidades y de cómo atienden a los pacientes por medio de la Organización Panamericana de la Salud.

Una realidad que conoce bien de cerca Ingrid Graterol, quien explica cómo a través de Caritas Venezuela y del duro trabajo de los voluntarios de las diócesis han podido enfrentar los desafíos que se presentan diariamente.

«Cada vez que veo cómo los voluntarios se etregan, evangelizan, orientan a la gente y hablan del amor de Cristo, me siento discípula misionera llamada a estar aquí. Siento que Jesús y mi país me necesitan aquí», concluye.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *