Sudán del Sur. CMI: acabar con la violencia y la brutalidad en el país

Sudán del Sur. CMI: acabar con la violencia y la brutalidad en el país

El Consejo Mundial de Iglesias, pide que cese el derramamiento de sangre en Sudán del Sur. “Matar a los niños y a los inocentes – insta – va en contra de todos los principios de nuestra fe y niega la identidad misma

Poner fin a la violencia y la brutalidad en Sudán del Sur: esto es lo que el Consejo Mundial de Iglesias, tras el reciente derramamiento de sangre en el país africano, pide en una nota. En los últimos días, de hecho, al menos 23 personas han muerto y otras 20 han sido heridas en un asalto perpetrado por hombres armados contra la Iglesia Episcopal de Athooch. Algunos niños también han sido tomados como rehenes. Otros tres menores fueron masacrados de forma bárbara por desconocidos en su casa de Juba, mientras su madre estaba ausente. Expresando “su profundo pesar y sus oraciones por las víctimas, los heridos y sus familias”, el CMI reitera que “ante tal brutalidad, la humanidad debe permanecer unida para participar en el respeto y la protección mutuos, así como en la prevención de tales actos de violencia”. “Matar a los niños y a los inocentes – insta el CMI – va en contra de todos los principios de nuestra fe y niega la identidad misma de ser cristianos.

Por consiguiente, el Consejo Mundial de Iglesias insta a “todas las comunidades a rechazar la violencia”, recordando que “tras años de inseguridad e inestabilidad, debería quedar claro que la brutalidad no es una solución a los desafíos que afronta el Sudán del sur”. Además, “en estos tiempos difíciles debido a la pandemia de Covid-19”, los autores de esos ataques deben “desistir” de todo acto delictivo, a fin de generar “calma”.

La voz del CMI se une a la de otros organismos ecuménicos, como la Conferencia de Iglesias de toda África, que deplora la muerte de tantas “almas inocentes que no tienen ni idea de lo que es un conflicto” e insta, al mismo tiempo, a las autoridades nacionales a “aplicar plenamente el Acuerdo de Paz del Sudán del Sur, que se ha retrasado demasiado”. En la misma línea, el Consejo de Iglesias del país define el asesinato de niños como “un acto bárbaro, atroz e intolerable”. “Los pequeños son un maravilloso regalo de Dios y deben ser amados, cuidados y protegidos por la comunidad y la sociedad – dice el cuerpo ecuménico – no explotados, descuidados o maltratados”. Los obispos católicos del Sudán del Sur ya se habían expresado sobre el mismo asunto, recordando el derecho a la vida como “un componente fundamental de la dignidad humana de toda persona” que “nadie tiene derecho a arrebatar”.

No se olviden de hacer ‘click’ en la opción ME GUSTA de nuestra página de Facebook y de seguirnos en Facebook para recibir todos los audios, artículos, imágenes, videos e informaciones del Papa Francisco actualizado.

Fuente: Vatican News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *